Situado a medio camino entre las localidades de Eyzies y Montignac-Lascaux, en Peyzac-Le-Moustier se alza La Roque Saint-Christophe, el mayor y más antiguo paraje prehistórico de Europa.

El acantilado se extiende sobre 1 km de longitud, a media altura de un acantilado de 80 m., dominando la carretera y el río Vézère.

Los numerosos restos arqueológicos encontrados durante las excavaciones arqueológicas realizadas durante el siglo XX permiten conocer la sucesión de los periodos de ocupación de este lugar desde la prehistoria, desde el Paleolítico medio hasta el comienzo del Renacimiento, pasando por el Neolítico, la Edad del Bronce, después la del Hierro, la época galorromana y la Edad Media.

Aunque el periodo álgido de ocupación fue la Edad Media, a partir del siglo X, cuando el Obispo Frotaire de Périgueux decide edificar una fortaleza para proteger a la población de los ataques vikingos.

A partir de la Edad Media, este poblado podía dar cabida a unas 1000 personas aproximadamente. Centenares de casas, excavadas y construidas, ocupaban las cinco terrazas del acantilado. Hacia el exterior, en una media bóveda, se talló un campanario en la roca.

La visita a la Roque St Christophe dura aproximadamente 45 minutos, y permite hacerse una idea del modo de vida de nuestros antepasados. Las máquinas elevadoras, reconstruidas aquí según las técnicas existentes permiten visualizar de un modo concreto cómo vivían. La visita completa de todas las terrazas duraría unas 5 horas pero el estado actual no permite hacerlo.

Este lugar, así como el valle forman parte del patrimonio mundial de la UNESCO.

La visita libre le permite desplazarse a su ritmo por el lugar provisto con un folleto de visita.

Se admiten perros atados.
Aparcamiento gratuito.

LA ROQUE SAINT-CHRISTOPHE
Peyzac-le-Moustier -24620 Peyzac-le-Moustier
Tél. 05 53 50 70 45
contact@roque-st-christophe.com
www.roque-st-christophe.com


Artículo anterior
La cueva de Lascaux

Siguiente artículo
Los Jardines de Marqueyssac

TOP