El bonito pueblo de La Roque-Gageac está situado al pie de un acantilado, a orillas del río Dordoña, por donde pasaban, en el siglo XIX, las famosas gabarras cargadas de mercancías.

Está catalogado como uno de los pueblos más bonitos de Francia.

Destacan sus hermosas casas de piedra talladas, sus estrechas y empinadas callejuelas que conducen al pie del acantilado, desde donde se puede disfrutar de una maravillosa vista del río.

Junto a la iglesia florece un asombroso jardín exótico compuesto de palmeras, bananos, cactus, bambúes…

En el centro de la ciudad se alza con orgullo “Le Manoir de Tarde”, casa del canónigo Jean tarde (1561-1636), historiador, cartógrafo, astrónomo y matemático. Vestigio del Renacimiento y de las exuberantes casas de La Roque-Gageac. Antigua posesión de los obispos de Sarlat. Las vistas más bonitas se obtienen desde el río, ya sea en las famosas gabarras, barcos utilizados antiguamente para transportar las mercancías a lo largo de la Dordoña, o en los paseos en canoa.

Fuente: Turismo de Périgord.


Artículo anterior
Domme

Siguiente artículo
Saint-Léon-sur-Vézère

TOP